Nicolás Alcalá nos enseña su Crowdfunding (2/3)

- ,

Crowdfunding Entrevista El cosmonauta 2_3El Cosmonauta tras las cámaras

En la primera parte de la entrevista conseguimos que Nicolás Alcalá se desnudase… ante nuestras preguntas. En esta segunda parte nos enseña… todos los detalles sobre el Crowdfunding de su película El Cosmonauta, y los secretos del éxito de la campaña.

Sin duda uno de los mayores atractivos en los inicios del proyecto fue la posibilidad de convertir en productores a todos los públicos interesados en el proyecto. ¿Por qué decidisteis tomar la idea del crowdfunding para vuestro proyecto?

Porque era la única manera de hacer esta película. Cuando nosotros empezamos, el Crowdfunding era un concepto del que se hablaba poco. En España no existía y en el extranjero escaseaba. La premisa que casi todos los proyectos de Crowdfunding han tenido estaba más basada en regalos a cambio de donaciones, de forma que tú aportas una cantidad y te dan algo a cambio, aunque normalmente no se corresponde con el valor del mercado. Por ejemplo, pagas 25 euros y te dan el DVD de la película, pero luego te vas a una tienda y un DVD no cuesta tal cantidad. Nosotros teníamos claro que queríamos cambiar eso, así que establecimos dos vías para colaborar con la peli: la primera fue lo que llamamos productores. Pusimos una tienda online, y la manera de colaborar era comprando en ella convirtiéndote en productor. Desde 2 euros, que era la mínima aportación, siempre recibías algo a cambio: una chapa, un certificado de productor, había un sorteo de un traje de cosmonauta… y a partir de ahí podías comprar el DVD, comprar el libro, comprar insignias soviéticas…

La segunda vía de colaboración, que era a través de inversión privada, consistía en comprar un porcentaje de los futuros beneficios en caso de haberlos. Hemos tenido al final del proyecto 4.200 productores que han comprado productos en nuestra tienda, y más o menos 600 inversores que tienen ahora un porcentaje de la película.

¿Qué otras vías de financiación habéis adoptado?

Nos dieron una subvención al proyecto transmedia y el equipo reinvirtió su sueldo o lo pospuso. El resto ha sido Crowdfunding.

¿Creéis que el Crowdfunding tiene futuro en nuestro país o es un boom que pronto acabará en el olvido?

Creo que es un poco de las dos cosas. Ahora hay mucho hype, acaba de nacer y todo el mundo lo ve como la gran salvación. Pero no todos los proyectos pueden (ni deben) ser El Cosmonauta.

Creo que a la larga el Crowdfunding encontrará su lugar y se convertirá en una más de las vías para financiar (algunas) películas. Más como un elemento de marketing y para armar comunidades que como un método económico (aunque sí lo será para algunos proyectos).

¿Buscasteis información sobre otros proyectos Crowdfunding antes de lanzaros a la aventura? ¿Qué proyectos (nacionales o internacionales) sirvieron para decidir dar el paso adelante?

Sí. Por ese entonces sólo existían 6 o 7. Nuestros principales referentes fueron Age of Stupid y Swarm of angels (este nunca lo consiguió, se quedó en el camino).

¿Cuánta gente ha participado en el Crowdfunding de la película?

Casi 5.000 personas.

He escuchado opiniones negativas sobre las plataformas Crowdfunding que están apareciendo en nuestro país, ¿qué pensáis vosotros? ¿Pensáis que las plataformas son fruto del oportunismo y que acabarán saturando el mercado?

Hay de todo. Hay algunas útiles y otras no tanto. Hay algunas que están haciéndolo por amor a los proyectos y otras que lo hacen como una simple empresa que ofrece un servicio. Hay muchas (quizá demasiadas) pero creo que cada vez se van a ir orientando más a targets específicos y proyectos concretos.

La película ha recibido algunas críticas en el sentido de que “si los mecenas hubiesen sabido que se trataba de un culebrón, jamás habrían aportado al proyecto”. ¿Cómo de importante creéis que es la descripción de un proyecto de Crowdfunding, y hasta qué nivel de detalle habría que llegar?

En internet nadie lee. Esto es un clásico. De pronto alguien, muy indignado, grita: “¡Eh! ¡Yo no sabía que iba a ser así! ¡Qué engaño! ¡Estafadores!”

Y entonces nosotros le mandamos el post donde subimos el guión entero a internet dos años antes de hacer la película. El documento con las cuentas y gastos de forma completamente transparente. Los muchos momentos donde hablamos de qué tipo de película estábamos haciendo.

La respuesta siempre es un silencio absoluto o un: “ah, bueno”.

Si algo ha habido en este proyecto ha sido transparencia. Total. Brutal y minuciosa.

Otra cosa es que la película te guste más o menos, ahí no entro (aunque también contamos muchas veces que estábamos haciendo algo narrativamente arriesgado). Es el riesgo que hay que correr cuando aportas a un proyecto.

¿Ser famoso ayuda a conseguir lanzar un proyecto mediante Crowdfunding?

Por supuesto.

También se comenta que la película va a pasar a ser una película de culto, más que por el fondo, por la forma en que se ha producido y desarrollado. ¿Estáis de acuerdo con esta afirmación?

No sé si lo va a ser o no, lo que sí sé es que la concebimos como tal. No porque hacer una película de culto sea más cool o porque tengamos grandes ambiciones de pasar a la historia sino porque esta película nace de la pasión que tuvimos al leer historias como la de la Nouvelle Vague,  la del Nuevo Hollywood o la de la década de los 90 con Miramax, Sundance y los independientes. Queríamos vivir esas aventuras, remover cosas, sentir que estábamos haciendo algo al margen de la industria, sentir esa emoción.

La película pasará a la historia o no, la verdad es que no me importa mucho, pero nosotros (y las cinco mil personas que nos apoyaron con el Crowdfunding) lo hemos vivido como tal. Como si ya fuera de culto. Como si estuviéramos viviendo la aventura más grande de nuestras vidas porque, en el fondo, es la mejor manera de vivir la mejor aventura de nuestras vidas de verdad.

¿Por qué decidisteis hacer el estreno de manera gratuita para todo el público en lugar de realizarlo de manera gratuita sólo para los mecenas que habían aportado al Crowdfunding?

Porque ese es el modelo que imaginamos y así se contó desde el día 0. Mucha de la gente que aportó lo hizo por este motivo, habría sido poco coherente cambiarlo y si algo podemos decir que ha sido esta película es coherente con sus planteamientos.

Las personas que aportaron no estaban pagando por superar una barrera de entrada sino por formar parte de algo (y aparte recibir algo, físico, a cambio).

¿Pensáis que el Crowdfunding es el futuro de la financiación del cine porque se han acabado las subvenciones o, por el contrario, que se debe seguir financiando el cine español de la manera tradicional porque si no nunca volverán las subvenciones?

Las subvenciones… son un tema delicado. Hemos escrito al respecto aquí y también cuando aceptamos como equipo una subvención al proyecto transmedia.

El tema da para un largo debate.

¿Cuál creéis que ha sido el factor de éxito de la campaña de Crowdfunding?

No puedo dar una sola respuesta, creo que entraron en juego un millón de factores, pero hay algunas claves que yo considero muy importantes para que el proyecto funcionase bien. Tiene que ver con el lado del diseño, a ese nivel lo hemos trabajado muchísimo: la página web, todas las promos que hemos hecho, toda la comunicación… eso le daba una imagen de profesionalidad que otros proyectos no tienen. También ha sido crucial la transparencia, contar en cada momento lo que nos pasaba, que salía bien, que salía mal, cuando teníamos problemas, colgar todo online, hacer un ejercicio de transparencia de cuentas… la gente valoraba mucho la confianza. Tiene que ver también con haber hecho una historia personal, que es algo que muchos proyectos de crowdfunding hacen, pero no todos. Quizás  hay un porcentaje de gente que ha apoyado la película porque les gustaba el espacio o la historia de la carrera espacial rusa, pero creo que la inmensa mayoría de nuestros productores e inversores lo han hecho porque sentían que estaban siendo parte de algo que era histórico, bonito y personal.

Era nuestra historia, tres amigos que tenían un sueño y le pedían ayuda a la gente para hacerlo realidad junto a ellos. Han influído otros factores, como haber sido los primeros o la suerte que tuvimos, pero yo creo que esos elementos han sido clave.

¿Habéis conseguido beneficio económico tras el lanzamiento de vuestra película? ¿Ha tenido repercusión en las plataformas VOD?

Todavía no. No sé si lo conseguiremos. La película está en el largo proceso de venta internacional a través de la distribuidora Imagina International Sales, una de las mejores del país. Iremos viendo poco a poco a qué dificultades se encuentran y cómo se reciben un modelo tan innovador y radical en el mercado internacional pero ellos han apostado fuerte por la película.  En plataformas VOD ha tenido una repercusión moderada.

El no haber tenido una gran distribuidora internacional ni dinero para ninguna campaña de distribución han contribuido en parte a esto. Hemos llegado a donde hemos podido con los recursos que teníamos y a pesar de ser casi inexistentes hemos tenido decenas de miles de visionados y una presencia constante en medios. Estamos muy orgullosos de esto.

Si tuvieseis que volver a lanzar la campaña de Crowdfunding, ¿mejoraríais algo de lo que hicisteis?

Muchas cosas. Siempre le doy estos tres consejos a jóvenes y emprendedores que me preguntan sobre cómo hacer una campaña de Crowdfunding exitosa (y puedo decir que nosotros los hemos seguido al pie de la letra):

  1.  Falla
  2.  Falla otra vez.
  3.  Falla mejor.

El mundo es nuestro se ha lanzado como la primera película financiada por Crowdfunding de nuestro país y Carmina o revienta como la primera distribución multiplataforma de nuestro país. Sin embargo, vuestro proyecto lleva difundiendo esos dos principios desde que casi que empezasteis con la película. ¿Qué opináis de que otros proyectos se hayan llevado esa medalla cuando vosotros ya estabais trabajando en ello?

Las medallas para los atletas. Creo que a nosotros nos alegró muchísimo que Paco León se la jugara así y que una película tan maravillosa como El Mundo es Nuestro viera la luz. Alfonso y Alberto son dos de las personas más lúcidas que he conocido en mi vida y me parece una heroicidad lo que han hecho.

Al mismo tiempo, ellos admiran nuestro valor y nuestro trabajo y sólo tienen palabras buenas para nuestro proyecto.

Y eso es lo bueno que tiene el mundo independiente. No es una competición. Todos trabajamos juntos en el mismo barco para llevarle buenas historias al público. El Cosmonauta siempre será El Cosmonauta. Con todo lo que planteó desde antes de que nadie hablara siquiera de términos como Crowdfunding, day&date, transmedia o Creative Commons. Cuándo se estrenara es completamente irrelevante.

¿Lo mejor? Que grandes figuras de la industria mundial como Kevin Spacey empiezan a tener el mismo discurso que nosotros hace cuatro años. Esa es la verdadera medalla.

Aquí termina la segunda parte de la entrevista a Nicolás Alcalá, director de El cosmonauta. En la tercera parte de la entrevista Nicolás analiza el Universo de El Cosmonauta más allá de las pantallas.

Esta entrevista ha sido realizada por Francisco David Martínez Gallardo (@_FranciscoDavid)