En Crowdfunding Europa se adelanta a España (como en la mayoría de los temas)

- ,

Crowdfunding en Europa

Europa demuestra estar más preocupada que España en la mayoría de los temas. Aquí no aportamos nada nuevo. En concreto, en lo que respecta al crowdfunding, ha lanzado una consulta popular para conocer la opinión de todas las partes interesadas en el tema, y recabar ideas sobre cómo promover el crowdfunding ahora que el acceso a la financiación por parte de los bancos cada vez está más complicado.

La comisión europea ve una oportunidad en el desarrollo del crowdfunding sobre todo para las pequeñas y medianas empresas y para las start-ups, que son las que están teniendo una mayor dificultad para mantenerse a flote por la falta de financiación. De hecho, este es el segmento de plataformas de crowdfunding que más está creciendo en nuestro país.

Con esta consulta, Europa pretende conocer la opinión no sólo de los individuos directamente relacionados con el crowdfunding, sino también con los que se relacionan de manera indirecta con este negocio (bancos, business angels, fondos de capital riesgo).

En el cuestionario se evalúa el conocimiento de la financiación colectiva, los beneficios que creen los usuarios que aporta y las preocupaciones de los encuestados desde el punto de vista de los riesgos que puede tener la inversión en crowdfunding como puede ser el fraude, los proyectos engañosos o el asesoramiento totalmente sesgado de las plataformas de crowdfunding.

El negocio de crowdfunding en Europa ha supuesto en 2012 un volumen de 735 millones de euros según el estudio de Massolution, con un crecimiento del 65% respecto a 2011, mientras que el mercado de capital riesgo supuso 3.000 millones de euros, lo que indica que la financiación colectiva empieza a ser una primera opción en Europa para muchos. En España, con 9,7 millones  de euros aún estamos lejos de esas cifras, pero el mercado está en continuo crecimiento.

El Plan de Acción que lanzó la Comisión con el horizonte 2020 ya invitaba a los países miembros a reconsiderar su legislación vigente en materia de financiación.

Si finalmente la EU acaba lanzando una regulación a nivel europeo de la financiación colectiva, todos los países miembros deberían supeditarse a dicha legislación, lo que sería positivo para nuestro país, ya que el actual gobierno no parece estar por la labor, aunque alguna comunidad ya haya dado el paso hacia una legislación.

La consulta estará disponible hasta final de año. Tenemos ganas de ver cuáles son las conclusiones.