Nicolás Alcalá, director de El cosmonauta, se desnuda (1/3)

- ,

Entrevista Crowdfunding El cosmonauta 1_3

Francisco David Martínez (@_FranciscoDavid) e Infocrowdsourcing lo hemos conseguido. Era algo que se estaba pidiendo a gritos. Por fin, Nicolás Alcalá se desnuda… ante nuestras preguntas. El director de El cosmonauta, la película producida con Crowdfunding que se ha convertido en una de las campañas más exitosas de la historia del cine mundial, responde a todas nuestras preguntas. En esta primera parte de la entrevista Nicolás nos explica todo lo relacionado con el éxito de la película y nos da algunos consejos para adentrarnos en el mundo del cine.

¿Cómo nace la idea de “El Cosmonauta?

Del libro Sputnik, de Joan Fontcuberta. Un cosmonauta se pierde en el espacio y su nave cae a la Tierra… vacía. Ese fue el germen de todo. Empecé a escribir historias de cosmonautas perdidos en el cosmos y poco a poco a descubrir leyendas negras sobre cosmonautas que habían muerto, conspiraciones, misiones secretas… hasta que finalmente llegamos a la historia que tenemos ahora.

¿Por qué siendo un proyecto español habéis decidido rodar en inglés con todo lo que ello supone?

Porque era una historia rusa y debíamos haberla rodado en ruso pero eso habría complicado todo muchísimo y encarecido la producción. Aunque la principal razón de que no rodáramos en ruso es que yo necesito poder dirigir a mis actores. Soy un director comprometido con el acting y con experiencia en ello y me parecía que hacer una primera película sin entender siquiera lo que decían era demasiado arriesgado. Una vez decidido que no sería en ruso, el inglés era la opción más natural para llegar a un mercado más amplio y hacerla lo más internacional posible.

¿Qué problemas habéis tenido durante el rodaje?

Todos los que puedas imaginar. Y cuando hayas terminado, unos mil más. Desde la peor ola de mosquitos del país, que iba dejando vacas muertas a su paso en los campos mientras nosotros rodábamos rodeados de ellos, hasta llegar a tener gente apuntándonos con pistolas a la cabeza.

No voy a entrar en muchos detalles (algún día contaremos parte de la historia) pero sólo te digo que en lugar de un “making of” nosotros tenemos un “bronking of” que nunca verá la luz porque las cosas que se cuentan en él son tan oscuras que el equipo decidió no publicarlo jamás.

¿Tenéis pensado en embarcaros en otro proyecto de similares características?

Sí y no. Bruno, Carola y yo hemos decidido tomar caminos separados por ahora para desarrollar proyectos personales propios. En algunos trabajaremos juntos y en otros no. Yo en concreto estoy trabajando en una serie y una película. No serán iguales a El Cosmonauta pero espero que hagan el mismo ruido y sean capaces de cambiar tantas cosas como hizo El Cosmonauta.

 Después de casi seis meses desde el estreno, ¿Qué balance hacéis de vuestro trabajo?

Yo no puedo estar más feliz. La experiencia ha sido, sin miedo a equivocarme, lo mejor que nos ha pasado en la vida. El proyecto ha pecado de megalómano en muchos momentos. Hemos sido muy ambiciosos pero hemos tenido la inmensa suerte de que nos saliera bien y de tener a miles de personas detrás apoyándonos. Eso ha hecho que siempre aspiráramos a más y mejor. Da un poco de vértigo pero el resumen tras 4 años es que hemos aprendido todo. Todo lo que uno puede desear aprender si quiere dedicarse al cine: desde escribir un guión a rodar pasando por la financiación, los problemas, la distribución, los festivales, los nuevos modelos, los viejos modelos, los estrenos… ha sido como hacer cinco másters seguidos y con una experiencia práctica ideal, adaptada a nosotros y con libertad. Algo absolutamente impagable… y probablemente irrepetible.

¿Qué pensáis que ha hecho de vuestra película algo innovador en nuestras fronteras?

Prácticamente todo:

    • Uno de los proyectos de crowdfunding más exitosos de la historia. Más de medio millón de dólares conseguidos gracias a casi 5000 personas de todo el mundo.

    • Un ambicioso y futurista proyecto Transmedia: 34 webisodios, un largometraje, un libro y una ficción en Facebook, que cuentan una de las épocas más apasionantes de la humanidad: la carrera espacial (excepto que por primera vez se cuenta desde el punto de vista soviético!).

    • Una estrategia de distribución revolucionaria que reta al antiguo paradigma (trabajando bajo sus premisas, para intentar buscar nuevos caminos). Aclamado por medios como Filmmaker magazine, Wired magazine, Indiewire, medios internacionales y profesionales del cine.

  • Caso de estudio de universidades, escuelas de negocios y de cine de todo el mundo.


A quién esté pensando en adentrarse en el mundo del cine sin apenas recursos, ¿qué recomendaciones les daríais?

Hace tiempo me pidieron que escribiera un decálogo con consejos para jóvenes cineastas para la revista nofilmschool. Lo traduzco:

  1. No vendas tu alma. Mantente fiel a tus principios. Siempre. Y mantén tu libertad creativa tanto como humanamente puedas.
  2. Deja que otros te inspiren. Permite que otras películas, libros e imágenes te emocionen, te mantengan vivo, conectado.
  3. Toma el control de tu público. Construye una audiencia a tu alrededor. No crees una comunidad y después dejes que una distribuidora te la robe para vender tu película. Déjales que la tomen prestada pero mantenglos junto a ti. Para siempre. Tú existes por ellos.
  4. Se un dictador benevolente. Escucha a tu equipo. Rodeate de gente más talentosa que tú pero aprende a decir no o a pedir más y mejor.
  5. Fuerza los límites. No sólo los tuyos, los del mundo. Ese es tu trabajo como contador de historias: ir más lejos. Explorar. Descubrir.
  6. Hackea el mundo que te rodea. Reinvéntate en cada película. En cada estrategia. Nunca aceptes el Statu Quo.
  7. Se transparente y honesto. Es doloroso pero merece la pena. Llevará a la gente a confiar en ti y vas a necesitar esa confianza cuando intentes convencerles de que tu próximo proyecto loco merece una oportunidad.
  8. Sal ahí fuera y haz películas. Esto puede sonar estúpido o redundante pero no lo es. Conozco a un montón de cineastas que se quejan de no tener dinero para hacer su película o de no tener un equipo o simplemente están demasiado asustados para probar. Yo hice una película con aspecto de Hollywood con una cámara de fotos y un par de paneles de iluminación. Si le hubieras dicho a los tíos de la Nouvelle Vague o el Nuevo Hollywood en los años setenta, cuando estaban rompiéndose el culo cada día para contar historias, que ahora se pueden hacer películas con tan poco y que no las estás haciendo… te habrían pegado un puñetazo en la nariz. Hacer películas ya no es un problema. Lo que es difícil es tener buenas ideas y tener el valor de llevarlas a cabo.
  9. Comparte. Comparte tu conocimiento. Comparte tus imágenes para que otra gente cree imágenes nuevas con ellas. Comparte tus preocupaciones y tus ideas. Comparte todo el tiempo porque eventualmente volverá a ti. El Karma funciona.
  10. Sé un poeta, un anarquista, un marginado. Nunca te conviertas en un burócrata. Las películas van sobre estar vivo y mirar al mundo desde una perspectiva diferente.

 

Aquí termina la primera parte de la entrevista a Nicolás Alcalá, director de El cosmonauta. En la segunda parte de la entrevista Nicolás profundizará en como el Crowdfunding ha influido en su película, y a qué se debe el éxito conseguido con este tipo de financiación.

Francisco David Martínez Gallardo (@_FranciscoDavid) nació en Granada el 9 de Julio de 1987. Es Licenciado en Comunicación audiovisual por la Universidad de Granada (2012), donde obtuvo una Beca de colaboración con el Departamento de Información y Comunicación de la propia Universidad de Granada, y Máster de Cinematografía por la Universidad de Córdoba (2012-2013). Actualmente se encuentra ultimando la inscripción de su Tesis doctoral sobre las vías emergentes de producción cinematográfica en la sociedad red.