¿Qué es Crowdsourcing?

El Crowdsourcing parte de la misma base que el Crowdfunding; ambos persiguen la consecución de un proyecto, empresa, causa o cualquier idea, mediante la aportación de individuos o colectivos. Si bien sabemos que el Crowdfunding trabaja con aportaciones económicas, en el caso del Crowdsourcing hablaremos de aportaciones personales.

Todos sabemos que el mundo está cambiando, que las conciencias están evolucionando y que la manera de operar de algunas personas trata de abrirse camino mediante vías innovadoras, que dejen atrás patrones convencionales que ya no funcionan en este nuevo despertar. En los tiempos actuales, nos ha dado tiempo a comprender que no podemos alcanzar el progreso, sin antes comprender la importancia de lo que es caminar de la mano. De ayudarnos unos a otros y beber mutuamente de nuestros conocimientos, enseñanzas y prácticas.

Todos debemos ayudarnos mutuamente; porque es así, mediante la colaboración comunitaria, como poco a poco aprenderemos a desligarnos de aquellas instituciones que controlan nuestras vidas y nos hacen dependientes de la “no realidad” que nos imponen.

Internet es un universo que aun tiene mucho que ofrecernos, pero en este caso, actúa como cimiento de una comunicación global y facilita los vínculos entre las partes integrantes, al margen de dichas organizaciones.

Del inglés, crowd (multitud) y outsourcing (recursos externos), el Crowdsourcing es una iniciativa participativa, abierta a la colaboración de individuos que aportan aquellos conocimientos, trabajos, productos o servicios necesarios, que empresas o particulares demandan para la consecución de sus propuestas, mediante una convocatoria previamente estipulada que finalmente implicará un beneficio mutuo.  Se externalizan unas necesidades y se ejercen las tareas necesarias para cubrirlas por medio de la participación libre e individual.

Para entenderlo mejor; pondremos el ejemplo de un individuo que necesita ponerle cara a su empresa y por ello, requiere de un logotipo y un eslogan original (entre otros muchos elementos), que se identifiquen con la visión y los valores de su empresa y los cuales tendrán que ir explicados en el dossier que adjunte con su propuesta en las plataformas de Crowdsourcing. En este caso, el ámbito del proyecto es diseño gráfico y marketing, pero eso no cierra puertas a todo aquel que quiera participar enviando sus propuestas durante el plazo estipulado. Cuando se cierre este plazo, el anunciante decidirá qué propuesta le ha gustado más y entonces hará oficial el nombre del ganador, otorgándole así la recompensa previamente acordada (dinero, premios o reconocimiento). Podrán ser uno o varios, en función de la demanda del anunciante.

Pero no sólo se plantean trabajos o productos tangibles, sino que en algunas ocasiones se busca una colaboración intelectual, en la que el flujo de información y el intercambio de conocimientos entre anunciante y participantes, cimientan peldaño a peldaño la totalidad del objetivo deseado.  Al escuchar a la gente, las organizaciones obtienen información de primera mano sobre los deseos de sus clientes. Buscar solución ante posibles obstáculos que amenazan el crecimiento de una empresa, escoger los valores que podrían definir a otra, buscar la opinión de la gente para determinar el modelo de actuación en alguna campaña publicitaria; estas son algunas de las cuestiones que procura el Crowdsourcing y por las que personalmente puedo interpretar esta iniciativa como un concurso virtual en el que se promueve el desarrollo laboral y el impulso de las inquietudes personales de los individuos, creando, gracias a la colaboración colectiva, una sociedad que progresa con cada granito de arena.

¿En qué puede beneficiarme el Crowdsourcing?

  • Se crea un vínculo y una estrecha interacción entre empresas y consumidores.
  • Conlleva a la resolución de problemas o dudas mediante propuestas y sugerencias innovadoras que disipen el bloqueo por el que pasa tu empresa o la mejora de ésta en algún aspecto.
  • Genera oportunidades para personas con talento, experiencia y ganas de colaborar, dónde se dan a conocer ante las demás empresas e integrantes de la comunidad. Esto puede ser un punto a su favor, ya que pese a no ser ganadores, estarán exponiendo sus productos ante otros anunciantes y potenciales demandantes de sus trabajos.
  • Se suprimen las barreras financieras que imposibilitan que proyectos interesantes, se congelen por falta de los recursos necesarios para llevarlos a cabo.

Cada plataforma establece sus condiciones de actuación y muchas de ellas se centran en ámbitos específicos. Las hay generalistas, pero muchas otras orientadas al desarrollo empresarial, a los mass media, al diseño, al talento artístico, a la música, editoriales etc.

Otro ejemplo clarificador, sería el caso de una compañía audiovisual, o una empresa de marketing, que requieran guionistas, directores, productores, actores y diseñadores gráficos para realizar su producto audiovisual y que por ello decidan sacarlo a concurso para formar una nueva plantilla de trabajo, integrada por las propuestas más innovadoras y originales. Es la magia del Crowdsourcing; que la idea puede surgir en España, escribirse en Perú y rodarse en Londres, gracias al apoyo y las ganas incondicionales de aquellas personas que deciden embarcarse en el maravilloso mundo del Crowdsourcing.

Y tú ¿Tienes algo que enseñarle al mundo?

No lo dudes y pídenos ayuda; nosotros te orientaremos en función de tus necesidades, para dar salida a tus trabajos y ayudarte  a hacerte un hueco en el nuevo mercado laboral online.

¡No dejes nunca de soñar!