¿Qué es Crowdfunding?

Desde hace al menos un par de décadas, surgió un nuevo concepto de financiación que, exitosamente, caminó de la mano con los tiempos que corrían y con las ventajas que las nuevas tecnologías empezaban a brindarnos en muchos campos necesarios para la autorrealización de nuestra vida; El Crowdfunding.

También conocido como “micromecenazgo”, “financiación masiva o colectiva en red”, el principio activo de crowdfunding se basa en aportaciones económicas, sean grandes o pequeñas, de prestamistas, que por simpatía u otros intereses, quieren verse  involucrados en la financiación de un proyecto, empresa, idea o causa. Así, alguien que no dispone de los recursos necesarios para impulsar y materializar sus inquietudes, puede lograrlo gracias a la ayuda de la financiación (funding) colectiva (crowd).

Pero, ¿por qué alguien querría destinar su dinero en mi proyecto?

Quizá esa persona sienta afinidad con la intención que promueves y simplemente quiera formar parte de su desarrollo. O quizá se conforme con una pequeña recompensa adaptada a la naturaleza de tu proyecto. Esto quiere decir, por ejemplo, que si buscas financiación para un proyecto artístico (documental, cortometraje, grupo musical, editorial…) puedes ofrecer a tus mecenas, y en función de la cantidad donada, recompensas como copias del producto, productos exclusivos, experiencias especiales, ediciones limitadas, merchandasing , acceso a descargas, o todo lo que se te ocurra. Cuánto más originales sean las recompensas, más contentos tendrás a tus mecenas y a su vez podrás captar la atención de inversores potenciales.

Actualmente existen varios tipos de Crowdfunding:

  • Basados en donaciones: Quienes hacen aportaciones monetarias no esperan beneficios de la transacción.
  • Basados en recompensas: Quienes hacen aportaciones monetarias esperan una recompensa a cambio de su contribución.
  • Basados en acciones: Se invierte en masa en una empresa y se recibe acciones o participaciones de la misma.
  • Basados en préstamos: Se financia en masa (con préstamos o créditos) a una empresa a cambio de un tipo de interés.
  • Basados enroyalties: Se invierte en un proyecto o empresa y se espera una parte simbólica de los beneficios.

Esta iniciativa acoge todo tipo de proyectos, ideas, causas, startups y demás, abarcando sus respectivas categorías o naturaleza;  sean culturales, sociales, solidarias, artísticas, creativas, científicas, deportivas, etc.

Lo único que tienes que hacer es seleccionar la plataforma crowdfunding que más se ajuste al perfil de tu proyecto y registrar tu idea y toda aquella información relevante en torno a ella. Cuántos más datos des, más claro será tu proyecto y más convincente podrá parecer ante los posibles inversores y ante los responsables de dicha plataforma, que al fin y al cabo serán los que decidan si tu proyecto es digno de financiar o por el contrario, termina descartado. En ese caso, no hay que desanimarse, ya que existen innumerables plataformas para intentarlo, acompañadas de la esperanza y optimismo que cada uno vierta al acunar sus ideas.

Cada plataforma tiene su política y sus condiciones respecto al tiempo que estará expuesto tu proyecto, las comisiones cobradas por la recaudación conseguida, la privacidad de la información y otros aspectos de actuación.

Es así de sencillo, pero si os estáis preguntando qué riesgos ataña esta iniciativa, os podré decir que son más bien pocos y que seguramente queden relegados ante las innumerables ventajas que procura el crowdfunding.

Pues si bien logramos obtener financiación con el mínimo esfuerzo y darnos a conocer ante posibles personalidades importantes, que quizá sean claves en el desarrollo futuro de nuestro proyecto o empresa, también cabe destacar la exposición a la que está sometida nuestra idea. Esto quiere decir, que la privacidad y la información en torno a vuestro proyecto están siendo expuestas ante toda la comunidad crowdfunding y puede conllevar al plagio de vuestra idea innovadora. Aun así, la cifra de éxito de crowdfunding en el mercado español, asciende a unos 9’7 millones de euros; algo que da qué pensar y hace que valoremos esta emprendedora técnica de financiación, que ha replanteado la economía en los tiempos actuales y venideros.